breca_1

Por Oscar Soneira. @oscarsoneira

El reino de Aragón se tiñe de rojo ante su reina varietal: la garnacha tinta.  Arraigada a su tradición vinícola, la garnacha es una foránea bien asentada en estas tierras.  Sobrada es su fama, y de eso Jorge Ordoñez bien enterado está. De viñas de entre 60 y 80 años plantadas a 900 metros de altitud, procede este vino de garnacha tinta. Yo le tengo apego a las garnachas aragonesas, son anchas, gruesas y de grato volumen. Este vino tiene eso y algo más. A mí me tiene seducido, imprime un carácter propio y, pese a sus 12 meses de barrica, la crianza pasa casi desapercibida. Se mueve muy bien en la expresión varietal, en su búsqueda de la fruta, ofreciendo una garnacha única.

Singularidad, que va vestida de rojo picota de altísima capa, como un prisma ofrece reflejos violáceos y morados. El ribete lila que funde a un menisco carmesí. Tiñe al paso el balón, dejando una abundante y gruesa lágrima. Intensa nariz a chocolate, tabaco y torrefactos. Centro a frutos rojos, goloso, maduro y en cierto modo, licoroso. Aparecen notas de pimienta negra y mentolados, dando dimensión. En boca su paso es agradable, envolvente. Seduce con recuerdos de sotobosque, flores azules marchitas y especias. Alegra con fruta negra madura, ciruelas, casis, moras. Formaliza con notas de pimentón, tabaco, mentolados y raíz de paloduz. Se alarga en boca, disfraza los taninos y mantiene la acidez. Es complejo, es maduro pero agradable y sedoso. Vino grueso para detenerse en él, deleitarnos y reflexionar.

 

breca_3

 

MasInformación

BRECA 2012 – Grupo Jorge Ordoñez – info@grupojorgeordonez.com

 

MasArtículosRelacionados